Ossobuco, corte de carne ideal para estofados invernales

Ossobuco de Ternera Dos Primaveras La Finca

Estos días en que arrecia el frío son especialmente propicios para degustar algo tan propio de nuestra cultura gastronómica como los reconfortantes platos de cuchara o los reconstituyentes guisos de carne. En esta nueva entrega os presentamos el ossobuco, en su denominación original, u osobuco, como lo acepta la RAE. Un corte de carne ideal para los estofados invernales de “toma pan y moja”contundentes e irresistibles.

Ossobuco de Ternera Dos Primaveras La Finca

De origen italiano, y aún no muy extendido entre los españoles, más dados al jarrete, es muy apreciado en el país transalpino. Como la traducción literal de su propio nombre indica, se trata del “hueso con agujero” o “hueso hueco”. O para que todo el mundo lo entienda, es el corte transversal del hueso del jarrete de vacuno -la parte alta y carnosa de las patas traseras y delanteras próxima al corvejón-, con su tuétano y la carne que lo rodea.

Se trata de una pieza muy sabrosa que, de hecho, es muy utilizada por separado en nuestra cocina -morcillo o zancarrón y hueso de caña- para dar sustancia al castizo cocido y a suculentos caldos y consomés.

CARNIco comercializa ossobuco de Ternera Dos Primaveras de La Finca de Jiménez Barbero, cortado en gruesas rodajas, perfectas para raciones individuales. Dos primaveras son las estaciones que necesita su carne más joven para expresar toda su calidad. Terneras mestizas de Raza Autóctona Española con una edad de entre 11 y 18 meses. Es la carne de la felicidad.

Es una carne magra y muy fibrosa que, cocinada lentamente, da lugar a un plato jugoso y meloso que puede ser acompañado de patatas, arroz o verduras como guarnición. Y como además se cocina y se sirve con la médula del hueso, resulta irresistible para los amantes del tuétano.

Vino para armonizar un sabroso estofado invernal

Si bien también puede prepararse al horno, para muchos es el guiso más sabroso. Una preparación con un sabor excelente para cuya degustación conviene aprovisionarse bien de pan. La consistente salsa suele resultar tentadora, especialmente si su base es el vino.

Recomendamos consumirlo, a ser posible, junto al calor de una chimenea y regado con un tinto de la Denominación de Origen Madrid como El Hijo del Carnicero. Un monovarietal de garnacha cuya frutosa carnosidad marida a la perfección con esta propuesta.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Acepto la Política de Privacidad de CARNIco *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CARNIco Newsletter

Suscríbete para recibir las novedades y ofertas semanales.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Más info en Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar