Carne madurada a la parrilla, ese objeto de deseo

Costilla de ternera al Kamado

Se aproxima la noche de San Juan, con sus tradicionales hogueras. Con ella llega el verano que nos adentra en la época de las barbacoas. El fuego no solo purifica, sino que, por arte de magia, tiene el poder de transformar en un suculento manjar prácticamente cualquier alimento que “toca”. ¿Sabes de algo que no esté bueno a la brasa?

Bajo esta perspectiva hay pocas cosas más placenteras que compartir una parrillada al aire libre. Están muy bien las verduras a la brasa o hacer una barbacoa de sardinas, pero para un buen #meatlover en el menú BBQ no puede faltar alguna propuesta carnívora. Las opciones cárnicas son múltiples, pero sin duda una buena pieza de carne de vacuno mayor madurada es el preciado objeto de deseo.

Chuleta de vaca Simmental La Finca.

Para los no iniciados señalar que, tal y como definía Felipe Serrano, experto de afinado y maduración de CARNIco, la maduración va más allá de dejar la carne un tiempo colgada en una cámara de frío sin más. Son los tratamientos, ambientes, condiciones o posicionamiento que los expertos dan a las piezas para que estas desarrollen su plenitud.

El afinado se realiza en piezas seleccionadas por su grado de infiltración en cámaras frigoríficas con unas condiciones rigurosamente controladas de temperatura y humedad. Este proceso de reposo mejora la ternura y la textura de la carne debido a la ruptura de las proteínas de sus fibras musculares. La pérdida de humedad contribuye también a concentrar el aroma, potenciando enormemente el sabor.

De cuatro a cinco semanas

Tanto si nunca has probado la carne de vacuno madurada como si ya formas parte de la legión de aquellos que han sucumbido al irresistible universo organoléptico que abre el proceso de afinado, CARNIco tiene a disposición de sus clientes un amplio surtido de piezas de vacuno mayor maduradas, como es el caso del chuletón, el T-bone, el toma-hawk o el solomillo de Dehesa La Finca, con unos periodos de afinado que generalmente oscilan entre las cuatro y las cinco semanas.

Además, CARNIco te ofrece un servicio de custodia de lomos para que elijas el lomo que quieras, ternera, vaca o buey y lo dejes madurando en la cámara de la tienda el tiempo que quieras. Con esta opción podrás probar diferentes puntos de maduración de la carne y comprobar la evolución de las texturas y sabores. Se guarda a tu nombre, puedes acudir cuando quieras y llevarte la cantidad que desees, y mientras el resto se sigue conservando en la cámara de custodia. Una alternativa que, además, constituye una excelente propuesta original y exclusiva si tienes que realizar un regalo a algún #meatlover.

Chuleta de vaca Simmental La Finca lista para disfrutar.

Dicen los entendidos que degustar una buena carne de vacuno mayor madurada te sumerge en un viaje sensorial insuperable. Una transformación que despliega un complejo abanico de matices en el que aparecen sabores que recuerdan a frutas, nueces, queso… ¿Te lo imaginas además con ese sutil punto ahumado que aporta la brasa? ¡Una tentación difícil de resistir!

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Acepto la Política de Privacidad de CARNIco *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CARNIco Newsletter

Suscríbete para recibir las novedades y ofertas semanales.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. Más info en Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar